Innovación continua desde 1919

De pequeño taller mecánico a actor global en la fabricación de instalaciones industriales

SACMI nació en 1919 del valor y la determinación de 9 personas unidas por un ideal, mejorar las condiciones de vida a través del trabajo.

Con un capital social de 4.500 liras (hoy poco más de 2 euros) y una plantilla de 9 personas, entre mecánicos y herreros, la "Società Anonima Cooperativa Meccanici Imola" emprendió en 1919 el camino que, a través de un fuerte impulso a la internacionalización de los mercados y un proceso constante de innovación y diferenciación productiva, la llevaría entre los líderes mundiales en ingeniería de instalaciones industriales. 

I primi anni

1919

Fundada después de la Primera Guerra Mundial, en una fase extremadamente difícil para la economía y la sociedad italiana, SACMI se concentró inicialmente en la reparación mecánica de "locomotoras, trilladoras, máquinas agrícolas y vinícolas", expandiendo su actividad durante los años 20 a otros trabajos de carpintería y llegando a la producción, ya a mediados de los años 30, de las primeras máquinas de su propia marca (una máquina automática de limpieza y selección para naranjas).

La guerra y la liberación

1944

Durante A lo largo de los años del conflicto, SACMI, al igual que otras empresas italianas, se dedicó a la producción de material bélico, una actividad que contribuye a elevar los estándares de producción y las habilidades del personal empleado. Después de la liberación de la ciudad de Imola - el 14 de abril de 1945 - se reanudó la producción: el primer prototipo de una prensa de fricción para cerámica con controles manuales, fabricado directamente en SACMI, se remonta a esta época. 

Los años del boom

1949

En la nueva sede de SACMI en Viale De Amicis, las máquinas se pusieron en marcha a principios de enero de 1949. Entre 1949 y 1951 se fabricó el primer prototipo completo de prensa para tapones corona, mientras que en el sector cerámico, además de la mejora continua de la prensa, se construyeron otras máquinas para el control completo del ciclo de producción, como los molinos de tambor, las primeras máquinas esmaltadoras, las cintas de desbarbado y los moldes. Una disposición más racional y la incorporación de otros equipos permitieron a SACMI aumentar las competencias ya adquiridas en el desarrollo de prensas cerámicas, comenzando a aplicar los primeros conceptos que conducirían, en pocos años, a su completa automatización. 

Ya en la década de los años 50, las dos principales líneas de desarrollo de SACMI comenzaban a emerger claramente, junto con las nacientes zonas industriales italianas de la cerámica y del embalaje. 

La carrera hacia nuevos mercados

1963

Una fuerte política de expansión más allá de las fronteras nacionales caracterizó los años 60 y 70, a través del fortalecimiento de las exportaciones, la adquisición de empresas y unidades de negocio y la creación de nuevas filiales. En 1963, la Cooperativa SACMI compró un terreno de 4 hectáreas en via Selice Provinciale en Imola. La nueva sede, inaugurada cuatro años más tarde, sigue albergando la oficina central de la empresa matriz. A finales de los años 70, las exportaciones de SACMI llegaron a 80 países en el mundo. Fueron precisamente los mercados extranjeros que impulsaron a SACMI a posicionarse cada vez más no solo como proveedor de máquinas "autónomas", sino también, y sobre todo, como diseñador de instalaciones completas: en esta fase surgieron innovaciones radicales para el proceso cerámico, como el desarrollo de los primeros molinos para la molienda continua.

El Centro de Investigación SACMI y la entrada en nuevos negocios

1989

Il 1989 è per SACMI un anno chiave: alla fine di un decennio di continua espansione sul mercato interno ed estero, la Cooperativa inaugura ad Imola un proprio Centro Ricerche con laboratori fisici, chimici, laboratori tecnologici per il packaging, reparti sperimentali per il collaudo dei prototipi ed un impianto pilota specifico per la ceramica. Proprio all’interno dei laboratori del Centro nasce, nel corso degli anni Novanta, il prototipo della CCM (continuous compression moulding), una tecnologia estremamente innovativa nel settore dello stampaggio delle capsule in plastica con cui SACMI avrebbe fatto scuola in tutto il mondo.  Tra la fine degli anni Novanta ed i primi anni 2000 la costituzione di nuove società (SACMI Labelling, Filling) e il definitivo consolidamento della tecnologia CCM segnano l'ingresso a tutto tutto tondo del Gruppo in ambito Beverage. Con l'acquisizione di Sama, Laeis e Riedhammer SACMI cresce inoltre nel Sanitaryware ed entra nel businesss dei Refrattari e della Stoviglieria.

El nuevo milenio y la carrera hacia el centenario

2002

A partir de mediados de los años 2000, la búsqueda de soluciones tecnológicas y de instalaciones cada vez más eficaces ha implicado la necesidad de desarrollar procesos de producción menos intensivos en términos de energía y más respetuosos con el medio ambiente. La década marcó entonces una nueva expansión de los negocios de SACMI, primero en el sector de los alimentos-chocolate (con Carle&Montanari, una empresa con más de un siglo de historia adquirida en 2002 y, posteriormente, OPM y FIMA) y luego en el sector de los metales (utensilios de cocina, conformado de metales, polvos metálicos). En el sector de la cerámica, que sigue siendo la mayor y más importante actividad del Grupo, SACMI desarrolló prensas cada vez más potentes y eficientes y lanzó la tecnología Continua (a partir de 2014 Continua+), una revolución en la producción de grandes losas cerámicas decoradas.

SACMI 4.0

2019

Gracias a su amplio know-how en máquinas e instalaciones, SACMI ya había desarrollado el primer concepto de supervisor de línea en los años ochenta. Por esta razón, la empresa estaba especialmente preparada para interceptar y relanzar las nuevas oportunidades de la Industria 4.0. Por un lado, con el desarrollo de SACMI H.E.R.E. (Human Expertise for Reactive Engineering), la plataforma diseñada para implementar servicios y soluciones de monitorización, mantenimiento y diagnóstico predictivo. Por el otro, con la puesta en marcha de una transformación cultural y organizativa que ha supuesto, entre otras cosas, la implementación de un nuevo modelo de dirección de empresa, la creación de una nueva División de atención al cliente, una importante inversión en recursos humanos que también incluye la realización de nuevas instalaciones de investigación, como el SACMI Innovation Lab. Además, en los últimos años han continuado las adquisiciones estratégicas, desde Defranceschi (histórico protagonista italiano en tecnologías para las bodegas) hasta Eurofilter (sistemas de filtración y purificación). Número uno en el mundo en suministros para la industria cerámica, SACMI ha lanzado recientemente al mercado Deep Digital, la nueva frontera de la decoración digital para la cerámica, que se une a los nuevos sistemas de gestión 4.0 de flujos de producción y almacenamiento.

Ruota il tuo device.